Archive for the
‘Empresa’ Category

La nota al principio me llamó la atención más no fue una sorpresa total: En declive la tenencia de Televisores en los EU ( NYT ). Pensé en alguna ocasión que veria algo asi en mi vida, tal y como me ha tocado ver el constante declive y la lenta muerte por inanición de los medios impresos conocidos como periódicos.

Nielsen, una empresa que tiene que investigar por su naturaleza de medición de ratings la tenencia o número de televisores en los Estados Unidos, acaba de anunciar que por primera vez en 20 años se da un descenso en los numeros de televisores en los hogares gringos, del  98.9 porciento de hogares con televisión hoy bajo a 96.7 porciento.

Las razones que dan son variadas, la pobreza que hoy esta rampante en EU impide que los americanos compren los nuevos sets de Televisiones digitales o sus convertidores de señal para adaptar una TV analógica, esto sucedido después del apagón digital.

La segunda razón es la tecnológica, los jóvenes de hoy prefieren ver la televisión en sus equipos digitales como laptops, ipads, y celulares.

La cultura de este segundo grupo tiene mucho que ver, no estan acostumbrados a pagar por contenido, no pagan su musica, no pagan su video, no pagan sus noticias, para ellos todo esta gratis en la red, por lo tanto no tienen porque pagar por cable o el dish, y por lo tanto no requieren televisión, les han acuñado un termino “cord-cutters” o los corta cables.

Bienvenidos a una nueva era sin cables.

 

Recuerdo muy bien las palabras del comerciante judío Mr. Braut: “Si tu tienes un dolar y yo otro dolar y los intercambiamos en actos de comercio, ambos tendremos un dolar, pero si tu tienes una idea y yo otra idea y las intercambiamos ambos tendremos dos ideas.”

Sencillo su planteamiento pero muy cierto, el también me enseño al fragor de una negociación: “mira, todo mundo pide calidad, precio y entrega inmediata, no se puede, de los tres te pido que escojas dos y te los cumplo”.

Me acordé de Mr. Braut y sus frases porque coincidieron varias cosas en mi día, una calceta con un agujero y un artículo de Fortune de su sección David vs Goliath.

¿Quien en su sano juicio no detesta a los calzones que se les vencen los elasticos, los calcetines aguados y los agujeros en las calcetas?

La familia Cabot (vermont, EU) tiene fabricando calcetas desde 1978, sus fábricas surtieron los principales anaqueles y marcas durante muchos años, pero ante la competencia por precio muchos de sus clientes se fueron a paises asiáticos a fabricar sus calcetas, ante esta caída muchas empresas hubieran cerrado, pero los Cabot decidieron tomar otro camino, fabricar una calceta con garantía de por vida.

Su secreto fue utilizar lana Merino y un punto más fino de tejido, haciendo unas calcetas resistentes y comodas a la vez, su marca Darn Though Vermont hoy representa dos terceras partes de sus ventas que ascienden a 12mdd. Nada mal no por un par de calcetines de 20 dolares!

La moraleja, donde uno ve un agujero otros ven una oportunidad de negocios

Lección: calidad y disponibilidad, precio alto. Me dan dos de las tres cosas que suelo pedir, trato hecho.

Fuente:

Fortune Magazine.

Foto: goodhousekeeping

 

 

Hay muchas formas creativas de llegar a tu público vía Twitter, los publicistas están haciendo de todo, pero lo más importante en redes sociales es hacer de tus seguidores unos Fans Rabiosos (lectura recomendada: Raving Fans).

Esto lo ha entendido bien la compañia Edge, fabricante de productos para rasurar (shaving “stuff” le dicen ellos). A través de twitter han decidido regalar 500 dolares a la semana y un viaje a las Vegas con solo contarles lo que te “irrita”.

Un Twittero se le ocurrió decirles que estaba irritado porque no pudo conseguir boletos para un juego de los Patriotas de Nuevo Inglaterra.. y chazam!! en un par de dias el fan Matthew DeCoste obtuvo un par de boletos por parte de Edge como maniobra “anti-irritante”. Edge ha generado el hashtag #soirritating.

En su página web Edge muestra estado por estado las irritaciones de la gente y hoy promueve un concurso para comediantes amateurs con grandes premios.

Y en un estudio serio Edge muestra las siguientes ciudades como las mas propensas a la irritación: Atlanta, Houston, Washington DC, Baltimore y Los Angeles.

Así que si tienes irritación ingresa a la página de Edge, coméntala y hasta te pregunta si te sientes mejor o quieres expresarte más. Por lo pronto ya metí mi irritación del día y tuvo que ver con que mi espejo se empaña demasiado al rasurarme!! Crap!!

PD: mi proxima crema de rasurar será marca Edge, porque si se preocupa por mis irritaciones! (maravillas del twitter)

 

Fuente: Advertising Age

 

Hoy francamente estaba en shock. No podía creerlo, sabia que algo estaba mal, generalmente los domingos me llegan el diario Reforma, El País y su revista semanal y el Arizona Daily Star. No fue que me faltara alguno de esos diarios, sino que hoy que leía el Arizona Daily Star algo malo sentía, como que me hacía falta agarre, quería estirar el papel y no daba de si, por último descubrí que era lo malo que había sucedido: El periódico se había encogido.

Si el periódico de mayor circulación de la segunda ciudad mas grande de Arizona en Estados Unidos había reducido por lo menos media cuarta de su tamaño. Vea usted y compárelo con el periódico Reforma que sigue estando del mismo tamaño de siempre:

La prensa está en una severa crisis, la Newspaper Society anunció que de Enero a Agosto del 2009 han cerrado 101 periódicos en Estados Unidos*. Por otra parte la Unión de Expendedores y Voceadores de México declaró que la venta de periódicos y revistas se les había reducido en un 40%. El grupo Prisa, dueño del pais declaró como un negocio ruinoso la venta de periódicos.

En mi ciudad, Hermosillo, Sonora, es cada vez mas notorio el adelgazamiento de los periódicos. La industria se ve envuelta en un circulo vicioso, cada vez menos personas los compran, por lo tanto a menos lectores menos anunciantes, si no hay anunciantes no hay ventas y se tiene que reducir primero el personal, luego por ende los contenidos y finalmente el tamaño.

Hay una leyenda en la industria de la prensa escrita que dice que todos los días Mario Vazquez Raña, dueño de varios periódicos de circulación nacional y regional, pesaba sus periódicos y en base a eso sabia si iba mejor su negocio o no. Probablemente ya no le vaya tan bien en la báscula.

Periódicos como el New York Times y el Washington Post han recortado sus plantillas en alrededor de un 50%. Lo mismo sucedió con muchos que hoy solo operan a través de internet. El Arizona Daily Star sigue por un camino lugubre, de reducir personal, reducir contenido, reducir tamaño y por ultimo desaparecer.

Lo que si es que no pierden el sentido del humor, mas bien humor negro, revisando el mismo  periódico en sus interiores encontré media pagina de anuncios económicos (nota: media página para una población de mas de un millón de habitantes..) la frase de venta es: “bigger is better”.

Ahora, ¿que es lo que mantiene a los periódicos en México y los truena en Estados Unidos?, si bien la crisis pegó igual de duro en ambos lados de la frontera, a los gringos les afectó mas en su industria editorial, la única explicación que pude encontrar: Gobierno.

El y los gobiernos, tanto federal, estatal y municipal gastan generosas sumas de dinero de los contribuyentes para sostener jugosos “convenios” con los medios informativos, que pasan a ser la principal estrategia de los cuartos de guerra de comunicación social de los gobiernos. En Estados Unidos los contribuyentes no permiten eso, la prensa se mantiene lejos de esa subvención para mantenerse “libre” y por lo tanto sufren al poder llegar a que los otros actores económicos formen parte de su cartera de clientes.

Solo asómese a su periódico de provincia mas cercano, en nuestra ciudad hay a veces cosas ridículas como licitaciones de poco monto con anuncios que valen decenas de miles de pesos o enormes anuncios de esquelas de los gobernantes pagados con los recursos de los contribuyentes.

Una cosa más, mi hijo mayor no podía entender mi shock con el encogimiento de un periódico, y me  dice: papá ninguno de mis amigos lee periódicos, mejor nos enteramos por Internet, ya no llores por el papel, hice memoria y no pude recordar un sólo día donde viera a mi hijo con un periódico en sus manos. Me alejé de él y su notebook en sus rodillas, justo cuando ponía la canción video killed the radio star, la cual cruelmente adapto con social media killed the journalist star. Por mi mente pasó la última publicidad del periódico Expreso de Hermosillo, enfocada a personas de la tercera edad.

Los dejo ya con una triste moraleja, supongamos que usted esta atrapado en una gran tormenta de nieve, y al día siguiente tiene que palear la nieve para llegar a la máquina de periódico, ¿¿con cual
 periódico haría ese esfuerzo?? Yo también lo haría por el periódico gratis que tiene el mejor crucigrama. Me sigue gustando la mala vida de leer en papel, mancharme los dedos, escuchar el crujir del periódico mientras se estiran sus páginas.

*Foto vía: Why i hate DC.

Nuestro viaje anual era todo un suceso, casi todos
los años lo hacíamos; la travesía era de Hermosillo a Los Mochis. El
viaje era largo y tedioso, pero había chispas de desenfado.

Cuando pasábamos por Guaymas era divisar sus inmensos cerros con formas
caprichosas como la de una cabeza de elefante. Luego ver el mar partido
en dos con un entonces espectacular puente donde la gente tiraba el
anzuelazo. Ahí me hacía el valiente, le decía a mi papá que yo
fácilmente me tiraba un clavado del puente como “Aquaman”. Un día mi
padre paró en seco el carro y me dijo que me tirara, por supuesto que
me solté llorando al ver la altura y ellos se divirtieron buena parte
del camino conmigo.

 La llegada a comer birria en Navojoa era de rigor, birria tipo maya,
hecha en cazuela de barro y enterrada en un hoyo cubierta de hojas de
plátano. Cruzar los grandes ríos de nuestro Estado era comenzar a vivir
un poco el clima subtropical, los ríos Yaqui y el Mayo. La alameda que
daba la bienvenida en Navojoa era preciosa.

Luego comenzaba el aburrimiento de nuevo, las revisiones de rigor en
Estación Don, y el cruce de estados, donde mis padres de sangre
sinaloense comenzaban a atacar a los hijos nacidos en Sonora con
“carrilla” sobre las grandezas de su Estado natal. Mi madre bajaba la
ventana y respiraba profundo diciendo que el aire era más puro que el
de Sonora.

Pasando una sierra antes del ejido El Carrizo, había un grupo de
huelguistas, al parecer era una bodega agrícola o despepitadora de
algodón que ya tenía años con la bandera rojinegra colgada. Al
principio, un grupo de trabajadores estaban apostados en la puerta con
una bandera que cambiaban seguido porque sus colores no se desteñían,
la fábrica lucía impresionante pasando ese cerco, el cual resguardaban
con celo los trabajadores.

Mi padre pasaba y bajaba el vidrio del carro gritando: ¡“Ahi les va a
llegar el cheque…!”, los trabajadores alborotados le rechiflaban y
regresaban el cumplido de mi padre con señas y sonidos de cazuelas.

Los años pasaron y cada año se repetía la misma historia, algunas cosas
cambiaban, los álamos de Navojoa se secaron, los ríos se fueron
haciendo más angostos, el libramiento hizo del puente una anacronía.
Las carreteras que antes eran gratis ahora eran de paga, éstas se
ensancharon a cuatro carriles haciendo el viaje más seguro y rápido,
por otro lado los retenes militares y federales se multiplicaron.

Pero los cambios más notables se daban en aquella fábrica, el grupo
huelguista iba disminuyendo año con año y la fábrica se iba
consumiendo; primero desaparecieron los cercos, ventanas y puertas,
después los motores eléctricos, los transformadores, los cableados, las
tuberías y estructuras que la hacían tan atractiva, tan viva.
Finalmente sus láminas del techo se esfumaron, víctimas de los
huracanes y del mismo canibalismo de los trabajadores.

La bandera rojinegra iba cada año destiñéndose más, simbólicamente
colgada en lo único que quedaba de cerco que era la puerta de entrada
de la fábrica. En los últimos viajes familiares ya sólo estaba un
solitario huelguista bajo una raída carpa sentado en una poltrona y
casi siempre con una taza de café en la mano. Mi padre ya no les
gritaba porque difícilmente obtendría una porra como la que le daban
antes, eso le quitaba el chiste a su protesta.

En un principio para mí esto era un chiste, hoy comprendo que las
huelgas sólo lastiman y hieren a los dos bandos que conforman una
empresa. Por un lado, familias se quedan sin su sustento, por otro los
activos del empresario se depredan, envejecen y finalmente desaparecen,
acabando así de tajo con la generación de riqueza.

Hace poco circulando por la ciudad vi una bandera rojinegra colgada
fuera del organismo administrador de agua, trabajadores fuera del
edificio tomaban café y se amontonaban bajo una reluciente carpa.
Tentado estuve en gritarles la consigna de mi padre, pero mi velocidad
era baja y temí por mi seguridad personal.

Ahora sólo espero que por el amor de Dios y por el amor que los
trabajadores y administradores de esta empresa paramunicipal puedan
tener por su ciudad y sus habitantes ya detengan esta lucha intestina
de poder que sólo nos daña a todos nosotros, nuestros hijos, nuestras
familias y a nuestras empresas.

La desesperación puede llevar a la depredación de activos, de hecho
éstos ya se están dañando por falta de mantenimiento adecuado y uso. En
este caso la empresa nos pertenece a todos y no podemos, no debemos
dejar que nos endosen una factura que no estaremos dispuestos a pagar.

*Articulo publicado el 1 de Abril del 2003 en el periódico El Imparcial, sección Editorial De Frente.

    El combate a la pobreza se convirtió en el deporte oficial de los políticos en turno. Cada sexenio se comienza con la tarea de erradicarla y lo único que se
logra es multiplicarla, lo curioso es que todos comienzan de donde
mismo: “Hay que estudiar a la pobreza para poder atacarla”.

    A nivel nacional se han hecho esfuerzos titánicos para combatir la
pobreza, desde secretarías de Estado dedicadas a ello, hasta el
despilfarro de miles de millones de dólares de las ventas de
paraestatales como Telmex para subsidiar a los pobres. El resultado ha
sido sorprendente: A los pobres que han erradicado lo han hecho porque
los han vuelto más dependientes y más miserables y han muerto en su
intento de salir de la pobreza, generalmente desnutridos y enfermos.
    Después de cada crisis creada por las “metidas de pata” de nuestros
gobernantes, se ha ido engrosando la lista de los pobres, los de clase
media han perdido su poder adquisitivo, y hasta los que eran
millonarios han dejado de serlo y han pasado a ser sombras de un pasado
glorioso. Muchos de nuestros magnates mexicanos han dejado ya de
aparecer en la lista de los potentados de Forbes.
    ¿Cuántos millonarios hay en México? ¿Cuántas personas con un valor neto
en activos acumulados y generación de riqueza superior a los 10
millones de pesos tenemos en nuestro País? ¿Qué comen, dónde duermen,
qué carro manejan, dónde estudiaron, su riqueza es heredada o propia?
Éstas son preguntas sin respuesta ya que a nadie le interesa,
preferimos estudiar a los pobres, son ellos más interesantes que los
ricos y representan más votos.
    Es común que cuando nos preguntan por el perfil de una persona rica o
millonaria inmediatamente imaginamos mansiones, sirvientes, guaruras,
comidas exóticas, viajes constantes, automóviles europeos o de marca
exclusiva e hijos en escuelas privadas. Inclusive los imaginamos como
personas que no tienen necesidad de trabajar y que se la llevan
flojeando todo el día. Todo esto es un falso estereotipo.
    Según estudios hechos en un país que se preocupa cómo multiplicar su
riqueza y verdaderamente eliminar la pobreza, Estados Unidos, el
millonario promedio en Norteamérica vive en una casa modesta, maneja un
carro nacional de preferencia usado y regateado hasta la muerte cuando
es comprado, mantiene su automóvil por un promedio de 7 años, no ha
conocido Europa, estudió en escuela pública, por lo general compra en
tiendas como JC Penney’ s, no tiene tarjeta de crédito platino de
ninguna marca, sus trajes y zapatos no son de diseñador exclusivo,
nunca han comprado un reloj de más de 300 dólares y por lo general son
personas muy tacañas y austeras.
    Por el contrario, los medios ensalzan una imagen de opulencia, es
lógico ya que el millonario promedio no tiene nada de interesante para
el mortal común. Cómo decirle y explicarle a la gente que para ser
millonario no hay que gastar en cosas caras y exóticas.
    ¿En qué trabajan los millonarios? Inmediatamente se nos vienen a la
mente toda clase de trabajos exóticos, lo cual es totalmente errado, el
millonario promedio tiene profesiones de lo más común, es abogado,
médico, mayorista, servicios fúnebres, dueño de refaccionaria,
contratista de soldadura, etcétera.
    ¿Sus fortunas son propias o heredadas? Por lo general son propias, un
porcentaje pequeño es fortuna heredada, y por lo general los hijos de
los millonarios fracasan en su intento por superar a sus padres. La
gran mayoría de los millonarios norteamericanos son ricos de primera
generación.

    Qué pasa con nuestros millonarios mexicanos, éste es un gran misterio
por resolver, es necesario estudiarlos cercanamente y multiplicar sus
experiencias, estilos de vida, métodos de trabajo y ahorro. Y    a somos
todos unos expertos en pobreza, tenemos que ponernos ahora manos a la
obra en generar riqueza, condición básica antes de pensar en
repartirla.

*Artículo publicado en el periódico El Imparcial el dia 27 de Mayo de 2003, en la sección editorial De Frente.