Author Archive

Home / Author's Article(s) / Sergio Zaragoza

Hoy francamente estaba en shock. No podía creerlo, sabia que algo estaba mal, generalmente los domingos me llegan el diario Reforma, El País y su revista semanal y el Arizona Daily Star. No fue que me faltara alguno de esos diarios, sino que hoy que leía el Arizona Daily Star algo malo sentía, como que me hacía falta agarre, quería estirar el papel y no daba de si, por último descubrí que era lo malo que había sucedido: El periódico se había encogido.

Si el periódico de mayor circulación de la segunda ciudad mas grande de Arizona en Estados Unidos había reducido por lo menos media cuarta de su tamaño. Vea usted y compárelo con el periódico Reforma que sigue estando del mismo tamaño de siempre:

La prensa está en una severa crisis, la Newspaper Society anunció que de Enero a Agosto del 2009 han cerrado 101 periódicos en Estados Unidos*. Por otra parte la Unión de Expendedores y Voceadores de México declaró que la venta de periódicos y revistas se les había reducido en un 40%. El grupo Prisa, dueño del pais declaró como un negocio ruinoso la venta de periódicos.

En mi ciudad, Hermosillo, Sonora, es cada vez mas notorio el adelgazamiento de los periódicos. La industria se ve envuelta en un circulo vicioso, cada vez menos personas los compran, por lo tanto a menos lectores menos anunciantes, si no hay anunciantes no hay ventas y se tiene que reducir primero el personal, luego por ende los contenidos y finalmente el tamaño.

Hay una leyenda en la industria de la prensa escrita que dice que todos los días Mario Vazquez Raña, dueño de varios periódicos de circulación nacional y regional, pesaba sus periódicos y en base a eso sabia si iba mejor su negocio o no. Probablemente ya no le vaya tan bien en la báscula.

Periódicos como el New York Times y el Washington Post han recortado sus plantillas en alrededor de un 50%. Lo mismo sucedió con muchos que hoy solo operan a través de internet. El Arizona Daily Star sigue por un camino lugubre, de reducir personal, reducir contenido, reducir tamaño y por ultimo desaparecer.

Lo que si es que no pierden el sentido del humor, mas bien humor negro, revisando el mismo  periódico en sus interiores encontré media pagina de anuncios económicos (nota: media página para una población de mas de un millón de habitantes..) la frase de venta es: “bigger is better”.

Ahora, ¿que es lo que mantiene a los periódicos en México y los truena en Estados Unidos?, si bien la crisis pegó igual de duro en ambos lados de la frontera, a los gringos les afectó mas en su industria editorial, la única explicación que pude encontrar: Gobierno.

El y los gobiernos, tanto federal, estatal y municipal gastan generosas sumas de dinero de los contribuyentes para sostener jugosos “convenios” con los medios informativos, que pasan a ser la principal estrategia de los cuartos de guerra de comunicación social de los gobiernos. En Estados Unidos los contribuyentes no permiten eso, la prensa se mantiene lejos de esa subvención para mantenerse “libre” y por lo tanto sufren al poder llegar a que los otros actores económicos formen parte de su cartera de clientes.

Solo asómese a su periódico de provincia mas cercano, en nuestra ciudad hay a veces cosas ridículas como licitaciones de poco monto con anuncios que valen decenas de miles de pesos o enormes anuncios de esquelas de los gobernantes pagados con los recursos de los contribuyentes.

Una cosa más, mi hijo mayor no podía entender mi shock con el encogimiento de un periódico, y me  dice: papá ninguno de mis amigos lee periódicos, mejor nos enteramos por Internet, ya no llores por el papel, hice memoria y no pude recordar un sólo día donde viera a mi hijo con un periódico en sus manos. Me alejé de él y su notebook en sus rodillas, justo cuando ponía la canción video killed the radio star, la cual cruelmente adapto con social media killed the journalist star. Por mi mente pasó la última publicidad del periódico Expreso de Hermosillo, enfocada a personas de la tercera edad.

Los dejo ya con una triste moraleja, supongamos que usted esta atrapado en una gran tormenta de nieve, y al día siguiente tiene que palear la nieve para llegar a la máquina de periódico, ¿¿con cual
 periódico haría ese esfuerzo?? Yo también lo haría por el periódico gratis que tiene el mejor crucigrama. Me sigue gustando la mala vida de leer en papel, mancharme los dedos, escuchar el crujir del periódico mientras se estiran sus páginas.

*Foto vía: Why i hate DC.

    La privacidad… es un derecho de todo ser humano, es algo que tenemos pero que generalmente no apreciamos, somos muy descuidados con ella.

    ¿No le ha llegado a usted una carta de felicitación por su cumpleaños firmada por el Gobernador del Estado?.

    ¿Qué tal una invitación a comprar en una tienda que nunca ha usted
visitado? ¿No le han hecho una invitación a subscribirse a un periódico
o revista local o internacional?

    Si la respuesta es afirmativa, usted ya es parte del mundo del mercadeo
vía correo directo. ¿No le han hablado para afiliarse a una Afore de
manera insistente casi amenazadora? ¿No recibe usted por lo menos una o
dos llamadas telefónicas semanales para que adquiera una tarjeta de
crédito de “equis” banco? ¿No recuerda usted la forma en que
sistemáticamente le cazaban un SÍ en la conversación con el vendedor de
la compañía telefónica para sobreponerlo en la negativa de cambio de
operador de larga distancia?

    De nuevo bienvenido al mundo del telemercadeo. ¿Tiene usted Internet?
Entonces ya mejor ni preguntarle, es obvio que usted ha recibido
correos invitándolo a que done un dólar en una cadena que lo hará
millonario, o tal vez el típico correo electrónico donde le invitan a
salvar a un niño con cáncer.

    Por otro lado, los correos con invitaciones explícitas a visitar
páginas pornográficas sin pagar un quinto o técnicas maravillosas para
alargar el órgano sexual masculino o acabar de una vez por todas con la
impotencia.

    Qué tal la suscripción sin invitación a grupos de discusión, recepción
de ofertas de computadoras, libros, revistas, y un largo etcétera.
Bienvenido al mundo del mercadeo virtual.

    La privacidad de nuestra información privada está en franca
desaparición. Ésta viaja por todos lados, desde el momento en que
firmamos una compra con nuestra tarjeta de crédito, nuestros hábitos de
consumo ya están siendo grabados en poderosas máquinas robot que
clasifican y cruzan su información.

    Todo dato es valiosísimo en la cadena de mercadeo. Fecha de nacimiento,
lugar de nacimiento, domicilio actual, color de ojos, pelo y piel,
ocupación, nivel de ingresos, número de hijos, etcétera. Ésta es
información privada que ya está circulando en muchas bases de datos
gubernamentales, privadas,corporativas y empresariales.

    Hace unas semanas los diputados se rasgaban una vez más las vestiduras
cuando se filtró a la prensa que se habían vendido las listas
electorales del IFE a una compañía de marketing norteamericana. Me
gustaría decirle a los señores diputados que su ingenuidad es inmensa,
esas listas ya tienen años en poder de compañías de mercadeo, lo que
compraron fueron sólo las últimas versiones recién capturadas, con
datos frescos preelectorales.

    Con la llegada del TLC los consumidores mexicanos somos cada vez más
atractivos para los comerciantes norteamericanos. Las bases de datos
del IFE son sólo la entrada a la vasta cantidad de información nuestra
que ya se maneja tanto en nuestro País como en el extranjero con fines
comerciales.

    Los diputados en lugar de sorprenderse debieran ya de legislar sobre la
seguridad en la privacidad de nuestra información personal. En la
actualidad sólo la ley de protección al consumidor toca tímidamente el
tema, y las sanciones son muy vagas.

    Uno no sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido, dicho popular, lleno
de filosofía y verdades. La privacidad es un derecho de todo ser
humano, es algo que tenemos pero que generalmente no apreciamos, somos
muy descuidados con ella. Cuando queramos hacer algo ya será tarde,
nuestros buzones estarán llenos de basura, nuestros correos y los de
nuestros hijos serán bombardeados con inmundicia y nuestro nombre e
información personal y privada ya no lo será nunca más.

*Artículo publicado el dia 6 de mayo del 2003 en el periódico El Imparcial, Sección Editorial De Frente.

Nuestro viaje anual era todo un suceso, casi todos
los años lo hacíamos; la travesía era de Hermosillo a Los Mochis. El
viaje era largo y tedioso, pero había chispas de desenfado.

Cuando pasábamos por Guaymas era divisar sus inmensos cerros con formas
caprichosas como la de una cabeza de elefante. Luego ver el mar partido
en dos con un entonces espectacular puente donde la gente tiraba el
anzuelazo. Ahí me hacía el valiente, le decía a mi papá que yo
fácilmente me tiraba un clavado del puente como “Aquaman”. Un día mi
padre paró en seco el carro y me dijo que me tirara, por supuesto que
me solté llorando al ver la altura y ellos se divirtieron buena parte
del camino conmigo.

 La llegada a comer birria en Navojoa era de rigor, birria tipo maya,
hecha en cazuela de barro y enterrada en un hoyo cubierta de hojas de
plátano. Cruzar los grandes ríos de nuestro Estado era comenzar a vivir
un poco el clima subtropical, los ríos Yaqui y el Mayo. La alameda que
daba la bienvenida en Navojoa era preciosa.

Luego comenzaba el aburrimiento de nuevo, las revisiones de rigor en
Estación Don, y el cruce de estados, donde mis padres de sangre
sinaloense comenzaban a atacar a los hijos nacidos en Sonora con
“carrilla” sobre las grandezas de su Estado natal. Mi madre bajaba la
ventana y respiraba profundo diciendo que el aire era más puro que el
de Sonora.

Pasando una sierra antes del ejido El Carrizo, había un grupo de
huelguistas, al parecer era una bodega agrícola o despepitadora de
algodón que ya tenía años con la bandera rojinegra colgada. Al
principio, un grupo de trabajadores estaban apostados en la puerta con
una bandera que cambiaban seguido porque sus colores no se desteñían,
la fábrica lucía impresionante pasando ese cerco, el cual resguardaban
con celo los trabajadores.

Mi padre pasaba y bajaba el vidrio del carro gritando: ¡“Ahi les va a
llegar el cheque…!”, los trabajadores alborotados le rechiflaban y
regresaban el cumplido de mi padre con señas y sonidos de cazuelas.

Los años pasaron y cada año se repetía la misma historia, algunas cosas
cambiaban, los álamos de Navojoa se secaron, los ríos se fueron
haciendo más angostos, el libramiento hizo del puente una anacronía.
Las carreteras que antes eran gratis ahora eran de paga, éstas se
ensancharon a cuatro carriles haciendo el viaje más seguro y rápido,
por otro lado los retenes militares y federales se multiplicaron.

Pero los cambios más notables se daban en aquella fábrica, el grupo
huelguista iba disminuyendo año con año y la fábrica se iba
consumiendo; primero desaparecieron los cercos, ventanas y puertas,
después los motores eléctricos, los transformadores, los cableados, las
tuberías y estructuras que la hacían tan atractiva, tan viva.
Finalmente sus láminas del techo se esfumaron, víctimas de los
huracanes y del mismo canibalismo de los trabajadores.

La bandera rojinegra iba cada año destiñéndose más, simbólicamente
colgada en lo único que quedaba de cerco que era la puerta de entrada
de la fábrica. En los últimos viajes familiares ya sólo estaba un
solitario huelguista bajo una raída carpa sentado en una poltrona y
casi siempre con una taza de café en la mano. Mi padre ya no les
gritaba porque difícilmente obtendría una porra como la que le daban
antes, eso le quitaba el chiste a su protesta.

En un principio para mí esto era un chiste, hoy comprendo que las
huelgas sólo lastiman y hieren a los dos bandos que conforman una
empresa. Por un lado, familias se quedan sin su sustento, por otro los
activos del empresario se depredan, envejecen y finalmente desaparecen,
acabando así de tajo con la generación de riqueza.

Hace poco circulando por la ciudad vi una bandera rojinegra colgada
fuera del organismo administrador de agua, trabajadores fuera del
edificio tomaban café y se amontonaban bajo una reluciente carpa.
Tentado estuve en gritarles la consigna de mi padre, pero mi velocidad
era baja y temí por mi seguridad personal.

Ahora sólo espero que por el amor de Dios y por el amor que los
trabajadores y administradores de esta empresa paramunicipal puedan
tener por su ciudad y sus habitantes ya detengan esta lucha intestina
de poder que sólo nos daña a todos nosotros, nuestros hijos, nuestras
familias y a nuestras empresas.

La desesperación puede llevar a la depredación de activos, de hecho
éstos ya se están dañando por falta de mantenimiento adecuado y uso. En
este caso la empresa nos pertenece a todos y no podemos, no debemos
dejar que nos endosen una factura que no estaremos dispuestos a pagar.

*Articulo publicado el 1 de Abril del 2003 en el periódico El Imparcial, sección Editorial De Frente.

    A las 12:00 de la noche del día 31 de diciembre del
2001 los miembros del H. Congreso de la Unión se daban el abrazo de año
nuevo, dejando así pasar la oportunidad histórica de aprobar una
verdadera reforma fiscal.

    Se tiraron a la basura millones de pesos de los bolsillos de los
contribuyentes invertidos en concienzudos estudios sobre los impuestos,
hechos tanto por los mismos congresistas como por el presidente Fox. Se
perdieron miles de horas-hombre invertidas en una reforma fiscal
propuesta desde abril, con ocho meses de anticipación para su estudio,
debate y reforma, siendo ésta una novedad en la forma de proponer leyes
en nuestro país.

    Los impuestos como regla general deben cumplir con cuatro preceptos
mínimos: Equitativos, devolviendo así a la nación donde uno trabaja el
favor de la seguridad de nuestro empleo e inversión. Facilidad de
recolección, que no cuesten más en cobrarse que el mismo impuesto, poco
papeleo, reglamentación y facilidad de comprensión. Redistributivos,
que cubran necesidades básicas para todos los ciudadanos, como
pavimento, drenaje, luz y agua entre otros. Sustentables, que ayuden al
Gobierno a sostener su aparato burocrático.

    
¿Sabe usted con cuántos de estos requisitos cumple la hoy aprobada
Reforma Fiscal Redistributiva? Con ninguno. Lo que aprobaron los
diputados fue una reforma de la cual se han burlado en todo el
hemisferio occidental los que verdaderamente saben de leyes e impuestos.

    Estamos hoy regidos por una ley in equitativa, populista, claramente
clasista, anticonstitucional, de difícil y costosa aplicación, poco
entendible, que ayudará a incrementar la economía informal y la evasión
fiscal, ahuyentará las inversiones, incentivará la fuga de capitales y
lo peor de todo, no recaudará lo que necesita el Gobierno para
funcionar.

    No todo lo publicado en la ley es malo, quedó algo de lo propuesto por
Fox originalmente. Se terminó la costumbre mexicana de cobrar los
impuestos por adelantado, si facturabas a crédito tenías que pagar ese
impuesto aún no cobrado, hoy por lo menos se esperarán a que te lo
paguen. También se ha bajado la tasa del Impuesto sobre la Renta.

    Entre las joyas surrealistas de la ley están los impuestos especiales a
artículos suntuosos. Aquí los diputados redefinieron qué es lo que les
corresponde a los ricos y a los pobres. Por ejemplo, los pobres no
podrán ver una televisión de más de 26 pulgadas, no podrán andar
perfumados, ni con Siete Machos, no tendrán el derecho a sentarse en
una fonda que venda pulque o mezcal, así como tampoco podrán ponerse
unas botas de piel en sus pies para ir a trabajar.   

    En cambio los ricos podrán andar perfumados por la calle con su Eau de
Toillette Cartier comprada en la tienda Duty Free de su aeropuerto más
cercano, calzar zapatos Ferrangamo de piel italiana y por supuesto
podrán ir al Maxim’s a comer un buen filete de salmón fresco a las
hierbas con una botella de Petrus 1972, esto sin pagar impuestos ya que
no son considerados artículos suntuosos.

    Lo bueno es que resurgen las oportunidades de nuevos negocios, se
pondrán de moda las computadoras ensámblela-usted-mismo, para así
facturar los componentes por separado. Entrar a un restaurante libre de
impuestos donde sólo sirvan cerveza y vino será de lo más chic. El
mudar sus operaciones a Tepito, Bondojo o al más próximo tianguis será
como poner una Offshore a la mexicana. Ya no se verá mal el sacar tu
dinero del banco para jugarlo en cundinas o depositarlo en las Islas
Caimán.

    Lo risible son las definiciones que hoy publican en uno de los tantos
remiendos que se esperan a través de las llamadas misceláneas. El
zapato es definido como todo aquel calzado que no cubra los tobillos,
esto a fin de excluir las botas como zapato. Así pues espere usted una
nueva modalidad ultra conservadora de “bota de tobillo bichi”, donde
unos lindos agujeros dejarán ver sus tobillos en sus relucientes botas
de piel, esto para no causar impuesto alguno. La nueva “bota de tobillo
bichi” será la sensación del sexenio.

    Muchas veces creemos hacer historia cuando simplemente repetimos los
errores del pasado. Hace 110 años en una entrevista el canciller Otto
Von Bismarck opinaba sobre el parlamento ruso lo siguiente: “Un régimen
parlamentario constitucional tiene muchos riesgos, se requiere que esté
formado por gente con conocimientos extensos y especiales, así como en
una multitud de compromisos juiciosos. Ponerlo en manos de hombres
ignorantes, teóricos, visionarios, entusiastas no versados en la
historia y la realidad cotidiana de la política es simplemente una
insensatez o, mejor dicho, una locura peligrosa”. Años después cae el
parlamento ruso y surge el comunismo.

    Un siglo después, en una nación miles de kilómetros alejada de Rusia,
los diputados mexicanos creen hacer historia aprobando una reforma
fiscal que tal vez termine de una vez por todas con la desigualdad en
México, terminaremos todos igualmente pobres y con los tobillos
“bichis”.

*Publicado el 22 de enero del 2002 en el periódico el Imparcial en la sección Editorial De frente.

    El combate a la pobreza se convirtió en el deporte oficial de los políticos en turno. Cada sexenio se comienza con la tarea de erradicarla y lo único que se
logra es multiplicarla, lo curioso es que todos comienzan de donde
mismo: “Hay que estudiar a la pobreza para poder atacarla”.

    A nivel nacional se han hecho esfuerzos titánicos para combatir la
pobreza, desde secretarías de Estado dedicadas a ello, hasta el
despilfarro de miles de millones de dólares de las ventas de
paraestatales como Telmex para subsidiar a los pobres. El resultado ha
sido sorprendente: A los pobres que han erradicado lo han hecho porque
los han vuelto más dependientes y más miserables y han muerto en su
intento de salir de la pobreza, generalmente desnutridos y enfermos.
    Después de cada crisis creada por las “metidas de pata” de nuestros
gobernantes, se ha ido engrosando la lista de los pobres, los de clase
media han perdido su poder adquisitivo, y hasta los que eran
millonarios han dejado de serlo y han pasado a ser sombras de un pasado
glorioso. Muchos de nuestros magnates mexicanos han dejado ya de
aparecer en la lista de los potentados de Forbes.
    ¿Cuántos millonarios hay en México? ¿Cuántas personas con un valor neto
en activos acumulados y generación de riqueza superior a los 10
millones de pesos tenemos en nuestro País? ¿Qué comen, dónde duermen,
qué carro manejan, dónde estudiaron, su riqueza es heredada o propia?
Éstas son preguntas sin respuesta ya que a nadie le interesa,
preferimos estudiar a los pobres, son ellos más interesantes que los
ricos y representan más votos.
    Es común que cuando nos preguntan por el perfil de una persona rica o
millonaria inmediatamente imaginamos mansiones, sirvientes, guaruras,
comidas exóticas, viajes constantes, automóviles europeos o de marca
exclusiva e hijos en escuelas privadas. Inclusive los imaginamos como
personas que no tienen necesidad de trabajar y que se la llevan
flojeando todo el día. Todo esto es un falso estereotipo.
    Según estudios hechos en un país que se preocupa cómo multiplicar su
riqueza y verdaderamente eliminar la pobreza, Estados Unidos, el
millonario promedio en Norteamérica vive en una casa modesta, maneja un
carro nacional de preferencia usado y regateado hasta la muerte cuando
es comprado, mantiene su automóvil por un promedio de 7 años, no ha
conocido Europa, estudió en escuela pública, por lo general compra en
tiendas como JC Penney’ s, no tiene tarjeta de crédito platino de
ninguna marca, sus trajes y zapatos no son de diseñador exclusivo,
nunca han comprado un reloj de más de 300 dólares y por lo general son
personas muy tacañas y austeras.
    Por el contrario, los medios ensalzan una imagen de opulencia, es
lógico ya que el millonario promedio no tiene nada de interesante para
el mortal común. Cómo decirle y explicarle a la gente que para ser
millonario no hay que gastar en cosas caras y exóticas.
    ¿En qué trabajan los millonarios? Inmediatamente se nos vienen a la
mente toda clase de trabajos exóticos, lo cual es totalmente errado, el
millonario promedio tiene profesiones de lo más común, es abogado,
médico, mayorista, servicios fúnebres, dueño de refaccionaria,
contratista de soldadura, etcétera.
    ¿Sus fortunas son propias o heredadas? Por lo general son propias, un
porcentaje pequeño es fortuna heredada, y por lo general los hijos de
los millonarios fracasan en su intento por superar a sus padres. La
gran mayoría de los millonarios norteamericanos son ricos de primera
generación.

    Qué pasa con nuestros millonarios mexicanos, éste es un gran misterio
por resolver, es necesario estudiarlos cercanamente y multiplicar sus
experiencias, estilos de vida, métodos de trabajo y ahorro. Y    a somos
todos unos expertos en pobreza, tenemos que ponernos ahora manos a la
obra en generar riqueza, condición básica antes de pensar en
repartirla.

*Artículo publicado en el periódico El Imparcial el dia 27 de Mayo de 2003, en la sección editorial De Frente.


    La inmortalidad ha sido una búsqueda constante
de la humanidad. En todas las religiones y en la vasta riqueza de las
mitologías, la vida eterna o la longevidad ha sido mencionada una y otra vez.
Como parte de su esperanza, el humano dotado de pensamiento busca y anhela el
trascender en el tiempo ya sea física o mentalmente.

    Hace unos días el Gobierno norteamericano abrió la posibilidad a las
investigaciones con las células madres de humanos. Esto por muchos ha sido
considerada la decisión más difícil que ha tomado el presidente Bush en lo que
lleva en el poder, otros lo consideran como el tema de la década, algunos se
extienden diciendo que es el cuestionamiento del siglo, en lo personal me
gustaría ir más allá, la manipulación de la genética humana es el gran dilema
de la humanidad.
    Con la decisión tomada por el presidente Bush se entró de nuevo en el tema
candente de la genética, especialmente la genética aplicada a la materia prima
de la vida humana, o al ADN humano. Entre los estudios más importantes del
momento podemos identificar los que involucran el mapeo de la cadena del ADN
humano, donde ya se han identificado los genes que causan ciertas enfermedades
hereditarias y algunos rasgos físicos.
    Así pues, la ciencia está trabajando paralelamente; por un lado se identifican
los genes que forman la esencia del ser humano, ya que el ADN es lo que nos
identifica como ser, nos da los rasgos físicos, emocionales y determina
nuestras enfermedades futuras y presentes. Por otro lado, ya se hacen
investigaciones sobre cómo manipular dicho ADN, esto en un claro afán de
perfeccionarlo.
    El estudio de las células madres es esencial para lograr avances sorprendentes
en cuestiones de la salud del ser humano, la célula madre tiene la habilidad de
tomar la forma y multiplicarse en cualquier otro tipo de célula humana,
básicamente se pueden fabricar órganos completos a partir de una célula madre.
    Por otro lado, se han creado ya seres idénticos a un solo padre-madre por medio
de la clonación, en donde se toma el material genético y se inserta en un óvulo
despojado del mismo, el cual se estimula para lograr su división y
multiplicación hasta crear un ser idéntico al del material genético original.
    Combinemos estos estudios hoy rudimentarios (comparados con lo que vendrá en el
futuro) y tendremos herramientas muy poderosas para cambiar a la humanidad
enteramente, cimbrando los principios mismos de la vida.
    Aquí se abre un abanico muy amplio a la especulación y la imaginación del ser
humano, motivo hoy de películas como "Gattaca", "Parque
Jurásico", etcétera. Las cuales todavía se pueden considerar ficción, pero
no están nada fuera de la realidad futura.
    También se abren dilemas morales como las declaraciones a la prensa del
arzobispo de Hermosillo, Ulises Macías, donde afirma que los seres humanos
clonados serán androides sin alma otorgada por Dios. Lo cual nos remonta a las
discusiones bizantinas en el Vaticano sobre cuántos ángeles cabrían en la punta
de un alfiler, claro todo con su debida dimensión ya que aquí sí se discute
sobre el alma (¿ADN?) de un ser humano.
    ¿Con el advenimiento de la tecnología futura y el eventual perfeccionamiento de
las técnicas genéticas para manipulación del ADN de cualquier ser viviente,
estará el hombre jugando a ser Dios? ¿O estará reclamando su derecho a tomar
del fruto del árbol de la vida? ¿Estarán las religiones en contra de la vida
eterna creada artificialmente por el mismo hombre? ¡Cuántas preguntas, cuántos
cuestionamientos y debates se abrirán sobre este gran dilema de la humanidad!
    Estamos hoy viviendo parte de la historia que cambiará la cara de la humanidad
en siglos venideros, estamos hoy en el umbral de descubrir herramientas que
logren la inmortalidad de los seres vivientes de este planeta.

*Publicado en la sección editorial del Periódico El Imparcial el 28 de Agosto de 2001, en la columna De Frente.